La mejor pedida del mundo

Todo empezó en el restaurante de su primera cita. Justin Baldoni había quedado allí con su novia Emily y lo había cerrado para ellos solos. Entonces comenzó a reproducirse un vídeo en el que Justin, que es actor y director de cine, es el protagonista. A partir de ahí todo es una locura: flashmob, acción, fragmentos de su historia… Se trata de una de las proposiciones de matrimonio más trabajadas (y emocionantes) que hemos visto. El resultado es un vídeo bastante largo, de 27 minutos, pero merece la pena verlo. En definitiva, la mejor pedida del mundo.